Candidates

Candidates

Our candidates’ success is our greatest asset

WE KNOW HOW IMPORTANT PEOPLE ARE FOR THE SUCCESS AND PROPER WORKING OF A BUSINESS PROJECT. THE CANDIDATES ARE OUR GROUP’S MAJOR ASSET AND OUR SUCCESS DEPENDS ON THEIRS.

“Everyone thinks that having talent is a question of luck; no-one thinks that luck could be a question of talent.”

Jacinto Benavente

OUR
DATA BASE

Our methodology encompasses in-depth analysis and rigorous market research in each selection process.

Our day-to-day activity keeps us in permanent contact with professionals who constantly share with us professional and personal information.

All this information is fed into an extensive database, which is updated daily and is treated with the utmost discretion and confidentiality.

PROXIMITY
AND ADVICE

We know how difficult it is to make a professional change and the impact this has on all other aspects of our candidates’ lives, when they decide to take on new professional challenges or embark on a new project.

This is why we are committed to our candidates, offering them advice to help them make the decision that is right for their professional and personal future.

In Rosón de Beas we endeavour to get to know the person behind the professional; we care about the candidate’s accrued experience, not only the experience shown in a resume.

THE ROSÓN DE BEAS TROPHY

Executive Trophy

Board Director Trophy

Executive Committee Trophy

On completion of the hire process, we proudly award our recruited candidates the “Rosón de Beas” Trophy, to distinguish them as one of our alumni. All we ask is that they keep it on display in their offices.

IN MEMÓRIAM

José Rosón fue un hombre insaciable en su afán de aprender e innovar,  virtudes propias de los grandes sabios, y además, generoso con su sabiduría, que compartía con desinterés. Los que estuvimos cerca de él, tuvimos el grandísimo privilegio de aprender muchas de sus virtudes que ya nos pertenecen a modo de legado y que recibimos con honor y responsabilidad. Nos llena de orgullo y satisfacción el haberle tenido como padre y por ello damos gracias a Dios.

Muchos de los que le conocieron compartiran con nosotros la opinión de que una de sus mayores cualidades era su capacidad de visualizar y proyectar el futuro. Él mismo fue un avance de sus tiempos ya que aunque vivió la mayor parte de su vida en el siglo XX constituye el modelo de humanista del siglo XXI con muchos de los atributos necesarios para hacer frente a los tiempos cambiantes que vivimos: tolerancia, visión global, afán de superación y mejora,  una imaginación sin limites, un liderazgo natural para ilusionar y conciliar, buen juicio, compromiso… Era además un gran admirador de los valores femeninos y de la importancia de su participación activa en la sociedad.

D. José buscaba la Excelencia y tenía la capacidad de hacer que las cosas fueran excelentes. Siempre pensaba en grande y nos hacía sentir grandes a los que estábamos con él, sin perder nuestra sencillez. Nos protegía, sin agobiarnos; nos motivaba, sin empujarnos; nos educó con el ejemplo en valores y ética.

Fue un placer coincidir con él en esta vida; un regalo de Dios tenerle como padre, una gran suerte contar con él como consejero y el mayor lujo del mundo, tenerle como amigo, el mejor.

Luchador hasta el final, positivo y vitalista, en sus últimos años libró una durísima guerra que fue su enfermedad y aun en esos terribles momentos, los que estuvimos a su lado continuamos aprendiendo.  Nos enseñó con maestría ejemplar cómo enfrentar los obstáculos de la vida, con fortaleza, templanza, prudencia y justicia.

Decimos adiós a un caballero; a un Hombre Bueno, con mayúsculas; no sólo bueno en el sentido de bondad, que también, sino  por su integridad y ejemplo del buen hacer.

Ara Rosón de Beas,

Madrid 22 de octubre de 2009